Saltar al contenido

Repsol y la Responsabilidad Social Empresarial

Nota de Prensa

La expresión de Responsabilidad Social Empresarial aparece en la década de los sesentas, pero no fue hasta los noventas cuando por la necesidad del cambio de paradigma empresarial, las compañías debieron adoptar una estrategia que tenga rostro humano y dejar de ser exclusivamente rentables para convertirse en empresas social y ambientalmente responsables; esto, cómo una apuesta enfocada desde y hacia las personas y en la búsqueda de humanizar las compañías, se deja una huella social que demuestra el impacto que causamos en nuestros grupos de interés.

Desde hace algunos años en Ecuador las prácticas de RSE han tenido un notable crecimiento que se aparta de los escenarios filantrópicos o de asistencialismo, convirtiéndose en empresas que buscan espacios donde la responsabilidad sea un tema de todos y además muestre un beneficio que al ser ambiental y social, mejora la productividad, la rentabilidad y la reputación de cada una de las compañías que se orientan ante este giro mundial que es la Responsabilidad Social Empresarial.

Los empresarios reconocen la importancia de lo que significa la RSE en el desenvolvimiento del día a día de las compañías, de forma organizada y estandarizada; mediante protocolos establecidos que permiten el manejo adecuado desde el sistema medular de las organizaciones y no de forma superflua o banal.

El compromiso de Repsol Ecuador se apalanca en los valores corporativos: transparencia, flexibilidad, innovación, responsabilidad e integridad que incluyen premisas básicas que deben tener las empresas para hacer del mundo, un lugar mejor. En Repsol Ecuador la responsabilidad es una contribución sostenible al planeta y que asumimos de forma voluntaria, cuyos beneficios van más allá de lo legalmente exigible reflejándose en el trabajo que todos los años generemos para nuestras partes interesadas sobre cuestiones relacionadas con la gobernanza, el respeto a los derechos humanos, las prácticas laborales, la seguridad, los impactos en el medio ambiente, la legitimidad de nuestras prácticas de operación y las de nuestra cadena de valor; de los impactos positivos y negativos que se pueden generar en las comunidades locales.

Una de las prácticas en las que se evidencia el compromiso de la compañía es el Plan de Sostenibilidad donde constan 62 acciones concretas de corto plazo (2015) con sus indicadores de implementación correspondientes, agrupadas en 9 de los 10 programas, inspirados en las materias fundamentales de la responsabilidad corporativa que describe la Norma Internacional ISO 26000: Guía de Responsabilidad Social, y que son las áreas en las que cualquier empresa tiene mayor capacidad de generar impactos éticos, ambientales y sociales. Otra práctica que tiene la compañía es la del grupo de Voluntarios que hace gestión responsable con grupos vulnerables dentro de la sociedad.

La Responsabilidad Social Empresarial, se manifiesta con acciones dirigidas al respeto de los aspectos culturales, la consolidación de la identidad en sus entornos, con el idioma, los derechos individuales y colectivos de la sociedad en general, en la humanización de los valores evitando las prácticas discriminatorias, promoviendo y siendo amigables con el medio ambiente, mostrando la pasión que los trabajadores colocan en cada una de las actividades que permiten construir sostenibilidad en el país, porque el compromiso es de todos quienes cada día aportamos con nuestra experiencia para fortalecer a las empresas y plasmar una marca… para nosotros la marca de Repsol en el Ecuador y en el mundo.