Saltar al contenido
Ecuador hoy

Plan de Acción de la Biodiversidad de Repsol Ecuador

El plan de Acción sobre Biodiversidad es un conjunto de acciones que llevan a la conservación y a una mejor gestión de los potenciales impactos a la biodiversidad.

Este PAB ha sido diseñado tomando en cuenta la sensibilidad desde el punto de vista de la biodiversidad en la que se encuentran los Bloques 16 y 67, acatando la normativa nacional e internacional sobre las operaciones en áreas que intersecan puntos de interés sumamente importantes para el medio ambiente.

Se compone de 2 elementos, el monitoreo biológico, paso previo y de análisis que guíen a la toma de decisiones y, la restauración ecológica, acciones derivadas de los resultados de los primeros monitoreos biológicos en la zona.

A continuación explicamos cada uno de los 2 elementos componentes del PAB UN ECUADOR:

Investigación científica y monitoreo biológico

La región oriental del Ecuador está considerada como una de las áreas de biodiversidad más alta en el mundo, aunque todavía son escasos los estudios detallados de especies de mamíferos, aves anfibios, reptiles, peces y particularmente insectos. El proyecto de Monitoreo Biológico Yasuní realizado en el Bloque 16 en los años 1994-1996, 2005-2006 y 2012-2013; constituyó un ícono en la investigación científica de los bosques húmedos tropicales del Neotrópico Americano.

El conocimiento actual de la fauna del Parque Nacional Yasuní (PNY) y Reserva Étnica Waorani es importante; y debe seguirse monitoreando especialmente los aspectos sobre la biología, ecología y comportamiento de las especies, especialmente las más vulnerables frente a la operación de la vía y facilidades petroleras del Bloque 16.

Los monitoreos biológicos realizados en el Bloque 16 permitieron evaluar la diversidad de fauna en una zona importante del área protegida y los cambios y tendencias poblacionales a lo largo de cada período. Estos monitoreos biológicos han proporcionado datos valiosos sobre la biogeografía de las especies en la región; su comportamiento frente al impacto de las acciones antrópicas y han generado importante información para la conservación de estas especies.

En la actualidad, en la Amazonía ecuatoriana, muchas especies de mamíferos enfrentan una serie de amenazas provocadas principalmente por la influencia del ser humano. El cambio en el uso del suelo, está causando un fuerte impacto en el ecosistema y en sus especies asociadas, además, la cacería excesiva, la introducción de especies exóticas, inciden fuertemente en la reducción de las poblaciones de fauna silvestre y en algunos casos pueden provocar su extinción local.

La estabilidad de las poblaciones de fauna en el área del Parque Nacional Yasuní y la Reserva Étnica Waorani es de prioritaria importancia para la conservación del ecosistema y del hombre. Las aves, los mamíferos, anfibios y reptiles son importantes tanto por su rol en la organización ecológica del bosque tropical (principalmente en las relaciones tróficas), cuanto por constituir parte importante de la dieta de las comunidades indígenas Kichwa y Waorani.

Uso de recursos naturales y restauración ecológica

Actualmente el Pueblo Waorani dentro del Bloque 16 y alrededor de este, demanda espacios para desarrollar actividades de subsistencia como la cacería, la misma que facilitada por las circunstancias operativas del Bloque 16, está causando progresivas afectaciones y alteraciones a los ecosistemas de bosque tropical de esta área del Yasuní.

Este proyecto identifica la necesidad de desarrollar una serie de acciones que permitan llegar a acuerdos sobre uso y manejo de las tierras. Todo esto, con el propósito de lograr un entendimiento y a la vez un ordenamiento sobre el territorio, a través del apoyo a estos mismos grupos, logrando que el uso esté acorde con las aptitudes, potencialidades y más que nada, respondiendo a la fragilidad ecológica que caracterizan a los ecosistemas donde se desarrollarán las actividades.

Existen muchas especies de plantas que han sido explotadas con mayor intensidad, por lo que los recursos obtenidos han empezado a escasear; tal es el caso del chontaduro(Bactris gasipaes), el pambil(Iriartea deltoidea), la chambira (Astrocaryum chambira), y algunas especies maderables, entre otros. De igual forma, la cacería indiscriminada de algunas especies de fauna para autoconsumo o comercialización ha reducido ostensiblemente la abundancia de estas especies. El mejoramiento de la biodiversidad en las áreas degradadas atraerá nuevamente a las especies de fauna en busca de alimento.

El proyecto está encaminado a compensar los daños ocasionados a los servicios ambientales por efectos indirectos causados por la explotación petrolera, que aún con la correcta aplicación del PMA no pueden ser mitigados, en base a los resultados obtenidos en los monitoreos biológicos.

Comprende por una parte, la realización de talleres en las comunidades waorani asentadas dentro del Bloque 16 para capacitar en el adecuado uso de los recursos naturales. Por otro lado, en estos talleres se deben establecer los mecanismos de control y designar al personal de las comunidades encargado de este control para la aplicación de los mismos.

Contempló la instalación de un Centro Experimental que incluye la instalación de viveros forestales, y piscinas acuícolas. Los viveros forestales comprenden un invernadero y una casa sombra, para la producción de plantas destinadas a la restauración de áreas degradadas y el material vegetal requerido para el desarrollo de proyectos productivos sustentables. Las piscinas acuícolas incluyen áreas para aclimatación, reproducción y crecimiento. Las especies de plantas y animales a desarrollarse estarán sujetas a lo expuesto en el Plan de Manejo Ambiental del Parque Nacional Yasuní.

El proyecto está diseñado para evaluar los resultados obtenidos en cada una de sus principales actividades; esto es: capacitación en uso de recursos naturales, control en su uso y recuperación de áreas degradadas.

Autor: Marcelo Mata Guerrero